mayo 29, 2024

Portal de noticias con inteligencia artificial

AP: Cómo un embajador estadounidense habría burlado el escrutinio para convertirse en espía de Cuba

8 minutos de lectura
AP: Cómo un embajador estadounidense habría burlado el escrutinio para convertirse en espía de Cuba
Compartir:

Víctor Manuel Rocha era bien conocido en los círculos de élite de Miami por un porte aristocrático, casi majestuoso, que parecía apropiado para un diplomático estadounidense de carrera educado en la Ivy League que ocupó altos cargos en Argentina, Bolivia, Cuba y la Casa Blanca. El “embajador Rocha”, como prefería que lo llamaran, exigió y obtuvo respeto.

Por Joshua Goodman y Jim Mustian | The Associated Press

Así que el ex agente de la CIA Félix Rodríguez tenía dudas en 2006 cuando un teniente coronel desertor del ejército cubano se presentó en su casa de Miami con una pista sorprendente: “Rocha”, citó al hombre diciendo, “está espiando para Cuba”.

Rodríguez, quien participó en la invasión de Bahía de Cochinos en Cuba en 1961 y en la ejecución del revolucionario “Che” Guevara, creyó en ese momento que la pista de Rocha era un intento de desacreditar a un compañero cruzado anticomunista. Dijo que, sin embargo, transmitió el mensaje del desertor a la CIA, que se mostró igualmente escéptica.

“Nadie le creyó”, dijo Rodríguez en una entrevista con The Associated Press. “Todos pensamos que era una difamación”.

Esa pista de hace mucho tiempo volvió a aparecer con una claridad devastadora en diciembre, cuando Rocha, que ahora tiene 73 años, fue arrestado y acusado de servir como agente secreto de Cuba desde la década de 1970, lo que los fiscales calificaron como una de las traiciones más descaradas y duraderas en la historia del Departamento de Estado de Estados Unidos.

Rocha fue grabado en secreto por un agente encubierto del FBI elogiando a Fidel Castro como “El Comandante” y alardeando de su trabajo para el gobierno comunista de Cuba, calificándolo como “más que un grand slam” contra el “enemigo” de Estados Unidos. Y para ocultar sus verdaderas lealtades, dicen fiscales y amigos, Rocha adoptó en los últimos años la falsa personalidad de un ávido partidario de Donald Trump que habló con dureza contra la nación isleña.

“Realmente admiraba a este hijo de puta”, dijo un enojado Rodríguez. “Quiero mirarlo a los ojos y preguntarle por qué lo hizo. Tenía acceso a todo”.

Mientras Rocha se declaraba inocente de la cárcel esta semana de 15 cargos federales, los investigadores del FBI y del Departamento de Estado han estado trabajando para descifrar la pieza más grande que falta en el caso: exactamente lo que el diplomático de larga data pudo haber entregado a Cuba. Es una evaluación confidencial de daños, complicada por el mundo de la inteligencia, a menudo turbio, que se espera que tome años.

Lee también  Surge Adan Farmacia: una nueva alternativa para la salud y el bienestar a un click de distancia

SÚPER TOPO

Ya en 1987, cuando Rocha llevaba unos años en ascenso en su carrera, Estados Unidos se enteró de la existencia de un “supertopo” cubano enterrado en el establishment de Washington, según Brian Latell, ex analista de la CIA.

La información fue proporcionada por Florentino Aspillaga, quien desertó mientras dirigía la oficina de la DGI en Bratislava, ahora la capital de Eslovaquia.

Antes de que Aspillaga muriera en 2018, le dijo a la CIA que cuatro docenas de cubanos que reclutó eran en realidad agentes dobles, o “colgantes” en la jerga de espías, cuidadosamente seleccionados por la DGI para penetrar en el gobierno de Estados Unidos. Latell dijo que Aspillaga también habló de dos espías altamente productivos dentro del Departamento de Estado.

Si bien Aspillaga no conocía ninguno de sus nombres, la revelación conmocionó a la CIA.

“Una de las principales revelaciones de Aspillaga fue que el propio Fidel Castro estaba sirviendo en gran medida como jefe de espionaje de Cuba”, dijo Latell.

Enrique García, quien desertó a Estados Unidos en la década de 1990, también se enteró de la red de espionaje clandestino mientras dirigía agentes cubanos en América Latina. Dijo que los documentos que vio, que llevaban marcas de “alto secreto” y del Departamento de Estado, eran tan valiosos que fueron enviados directamente a la residencia de Castro, sin pasar por el ministro del Interior que supervisaba la DGI.

“No tengo ninguna duda de que Rocha era parte de esa red”, dijo García, quien le contó al FBI sobre la red de espionaje hace años.

Jim Popkin, autor de “Code Name Blue Wren”, un libro sobre Ana Montes, la funcionaria estadounidense de más alto nivel condenada por espiar para Cuba, dijo que sus fuentes de inteligencia le dijeron recientemente que el nombre de Rocha estaba en una lista corta de al menos cuatro posibles espías cubanos que habían estado en manos del FBI desde al menos 2010. AP no pudo confirmarlo de forma independiente.

“El FBI ha estado al tanto de Rocha durante una docena de años”, dijo Popkin. “Eso es probablemente lo que despertó el interés que llevó a su arresto años después”.

Peter Lapp, quien supervisó la contrainteligencia del FBI contra Cuba entre 1998 y 2005, y escribió un libro sobre Montes, “Reina de Cuba”, dijo que no sabía si Rocha había estado en el radar de la oficina. Pero reconoció que en la jerarquía de seguridad nacional, Cuba es a menudo una ocurrencia tardía para Rusia, China y amenazas más peligrosas.

Lee también  PJ dijo que apoyará la decisión de la Comisión de Primaria sobre posible uso del CNE

En el momento de la denuncia de Rodríguez en 2006 sobre el espionaje de Rocha para Cuba, por ejemplo, los investigadores de contrainteligencia de Estados Unidos estaban ocupados con la guerra de Estados Unidos en Irak, el ataque aéreo que mató al líder de Al Qaeda, Abu Musab al-Zarqawi, y los controvertidos programas de detención e interrogatorio en el extranjero.

“No te ascienden a los rangos superiores de la división de contrainteligencia del FBI enfocándote en Cuba”, dijo Lapp. “Pero es un país que ignoramos por nuestra cuenta y riesgo. Los cubanos no solo son realmente buenos en inteligencia humana, sino que son expertos en intermediar información para algunos de nuestros mayores adversarios”.

“TENGO ACCESO”

Después de su retiro del servicio exterior en 2002, Rocha se embarcó en una lucrativa carrera en los negocios, acumulando una serie de puestos de alto nivel y trabajos de consultoría en firmas de capital privado, una agencia de relaciones públicas, un fabricante de automóviles chino e incluso una empresa en la industria del cannabis.

“Tengo acceso a casi todos los países de la región o sé cómo conseguirlo”, se jactó ante el Miami Herald en 2006.

De 2012 a 2018, se desempeñó como presidente de la subsidiaria de Barrick Gold en la República Dominicana, supervisando la producción en la sexta mina de oro más grande del mundo. Los recuerdos de Rodríguez de su antigua amistad con Rocha incluyen una foto del exdiplomático con un casco cargando un trozo de oro recién extraído.

John Feeley, quien trabajó con Rocha cuando se unió al Departamento de Estado y eventualmente se convirtió en embajador en Panamá, recuerda que su antiguo mentor lo instó a rechazar el trabajo pro bono en la jubilación y, en cambio, buscar un cheque de pago.

“Estaba abierta y abiertamente motivado por ganar dinero en su carrera posterior al servicio exterior”, dijo Feeley, “lo que no era típico entre los ex diplomáticos”.

Un negocio que ha sido objeto de un nuevo escrutinio a raíz del arresto de Rocha fue una empresa que encabezó con un grupo de inversionistas extranjeros para comprar con un fuerte descuento miles de millones de dólares en reclamos contra el gobierno de Cuba por tierras de cultivo, fábricas y otras propiedades confiscadas durante la revolución comunista.

Rocha y su socio dijeron que no había forma de que el gobierno cubano pagara y que era poco probable que el gobierno de Estados Unidos ayudara, recordó la titular de la demanda Carolyn Chester, cuyo padre fue un ex periodista de AP y luego cercano al depuesto dictador cubano Fulgencio Batista.

Lee también  Zelenski vuelve a advertir de un posible incremento de ataques rusos a infraestructura

Chester recordó cómo la pareja se reunió con ella en Omaha, Nebraska, en una limusina y realizó una presentación pulida en la que jugaron entre sí “como un equipo”.

Mientras su socio presentaba los hechos de su oferta para reclamar una granja y otras propiedades confiscadas, “Rocha nos tocaba las fibras del corazón”, relatando una supuesta reunión que tuvieron con los padres de Chester años antes en Washington.

Chester, quien finalmente decidió no vender, dijo que la reunión la dejó con dudas sobre Rocha, en parte porque estaba casi segura de que la mala salud de su padre habría impedido que sus padres hicieran ese viaje a Washington. Y le pareció extraño que Rocha y su compañero hablaran como si “supieran con certeza” las intenciones de las autoridades cubanas.

La idea, según el ex socio comercial de Rocha, Tim Ashby, era “matar el comunismo con el capitalismo” intercambiando los reclamos por concesiones de tierras, arrendamientos y empresas conjuntas en Cuba en un momento en que la isla comunista estaba desesperada por la inversión extranjera.

“Para Cuba, había mucho más en juego”, dijo Ashby, abogado y ex alto funcionario del Departamento de Comercio de Estados Unidos. “Esto fue crucial para normalizar las relaciones con Estados Unidos”.

El grupo de inversión eventualmente gastaría alrededor de 5 millones de dólares en la compra de nueve reclamaciones valoradas en más de 55 millones de dólares, dijo Ashby. Pero la empresa colapsó después de que algunos titulares de reclamos se quejaron ante el gobierno de George W. Bush de que pensaban que estaban siendo engañados. En 2009, el Departamento del Tesoro tomó medidas para prohibir la transferencia de cualquier reclamación certificada contra Cuba.

Eso no impidió que Rocha siguiera ganando dinero. Los registros muestran que solo desde 2016, Rocha y su actual esposa gastaron más de $5.2 millones para comprar media docena de apartamentos en edificios de gran altura en el distrito financiero de Miami. Este mes, cuatro de esas propiedades fueron transferidas en su totalidad a nombre de su esposa, una medida que, según ex funcionarios policiales, podría protegerlas de la incautación del gobierno.

Lea más en The Associated Press

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright © Todos los derechos reservados. | DATA por Team HDP.