mayo 29, 2024

Portal de noticias con inteligencia artificial

Nicolás Ricardo Fernández de Caleya y su controvertido ascenso en el fútbol venezolano pese a su relación con la trama Pdvsa-Cripto

4 minutos de lectura
Nicolás Ricardo Fernández de Caleya y su controvertido ascenso en el fútbol venezolano pese a su relación con la trama Pdvsa-Cripto
Compartir:

Desde sus inicios en Venezuela como empresario de la construcción de urbanizaciones residenciales en ciudades como Puerto Cabelloy Lechería, Nicolás Ricardo Fernández de Caleya ha tejido un camino en el mundo empresarial y deportivo que no ha estado exento de polémicas. A pesar de su relativa juventud—nació en 1985—, Fernández de Caleya acumula una notable lista de emprendimientos, extendiendo su influencia a Bolipuertos en La Guaira y Puerto Cabello, y asociándose con el bróker Moris Beracha en un esquema Ponzi vinculado a fondos de PDVSA, que resultó en la condena del banquero Francisco Illaramendi en Estados Unidos.

En el ámbito deportivo, Nicolás Fernández de Caleya resalta como propietario del equipo Monagas Sport Club y presidente de la Liga Futve desde julio de 2023. Además, su vida personal se ha visto enlazada a la esfera pública mediante su relación con la actriz venezolana Patricia Schwarzgruber, a quien le ha dado un rol prominente en promover en Venezuela el fútbol nacional.

El polémico caso PDVSA Cripto

La relación entre Nicolás Ricardo Fernández de Caleya y José Alejandro Arroyo Pérez, que en algún momento se visualizaba como una alianza sólida de amistad y negocios, ha desembocado en un escándalo de magnitudes judiciales. Arroyo Pérez, otrora presidente y accionista del equipo Mineros de Guayana desde 2016, tras una controvertida adquisición del club por parte de Francisco Rangel Gómez, gobernador del estado Bolívar en ese entonces, y un consorcio liderado por Yauodat Chalich y Oscar Patiño, de Tiendas Traki, vio su reputación desmoronarse al verse implicado en un caso de corrupción de gran calado.

José Alejandro Arroyo Pérez, quien había alcanzado un perfil empresarial prominente en la región sur de Venezuela, se encontraba en un ascenso imparable hasta que dejó Mineros en 2018. Ya establecido como un importante contratista de la Corporación Venezolana de Guayana (CVG) y socio del exgobernador de Sucre Edwing Rojas, ambos enfrentan graves acusaciones de estar involucrados en una red de trata de personas en el sonado caso Pdvsa-Cripto. Este caso, que se halla en las puertas de un juicio, ha llevado a Arroyo Pérez tras las rejas.

Lee también  Las «muñecas de la mafia» prófugas y presas en Venezuela por su participación en el escándalo de corrupción Pdvsa-cripto

El asunto alcanzó nuevas dimensiones cuando, en 2019, Arroyo Pérez se unió a Nicolás Fernández de Caleya y a los hermanos Jorge y Antonio González Morales, provenientes del Deportivo Lara. Este conglomerado empresarial, que incluye a compañías como Bluewolf Trading LTD, Kronos Commodities LTD, Panglobal Energy SMC LTD, Ripple Oil Trading LTD, Kyosan-FZCO y Hong Xing Energy Limited, está acusado de defraudar a PDVSA en una suma que ronda los 1.200 millones de dólares.

Las grabaciones de la traición

En una maniobra audaz y desesperada, Alejandro Arroyo Pérez grabó durante meses sus conversaciones con Nicolás Fernández de Caleya, en las que este último detallaba sus transacciones con químicos a través de Pequiven y PDVSA. Arroyo pretendía usar estas grabaciones para desbancar a Fernández de Caleya de su posición de influencia en la cadena de mando que conducía a Tareck El Aissami, con el objetivo de concentrar los beneficios económicos entre un número menor de personas.

En el ámbito deportivo, Nicolás Fernández de Caleya ha sido el encargado de organizar los partidos de la selección venezolana de fútbol en las eliminatorias al Mundial de 2026. Estos encuentros se celebran en el Estadio Monumental de Maturín, con la anuencia de la gobernación del estado Monagas, la cual asume los costos de organización, mientras Fernández de Caleya percibe un 25% de la recaudación de taquilla, que ha superado el millón setecientos mil dólares por partido.

Adicionalmente, Nicolás Fernández de Caleya ha estado involucrado en actividades cuestionables similares a las que previamente realizaba Alex Saab, relacionadas con el intercambio de petróleo por alimentos dentro de la trama Pdvsa-Cripto. Ahora, ha asegurado un nuevo negocio al obtener los derechos para montar todos los partidos que la Vinotinto juegue en su camino al próximo mundial, garantizando que todos se realicen en el mencionado estadio, donde cuenta con el respaldo de las autoridades locales.

Lee también  El narcotraficante Neif Antonio Gebrán Frangie opera en Miami

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright © Todos los derechos reservados. | DATA por Team HDP.